Donde comenzó la vida

El océano es un lugar único. Tres cuartas partes de nuestro Planeta están cubiertas de agua. No obstante, para los seres humanos, al igual que para el resto de organismos terrestres que captamos el oxígeno del aire, el océano es un medio muy hostil. Hemos necesitado de mucha tecnología para lograr adentrarnos en él, y a pesar de lo que se ha avanzado en las últimas décadas, la cantidad efectiva de suelo oceánico conocida es todavía mínima. Hemos estado más veces en la Luna que en lo más profundo del océano.

 
 

 

Este entorno, de cuyas especies sólo conocemos el 10%, es tremendamente inhóspito. A partir de los 10 metros de profundidad la presión en el mar comienza a ser excesiva para el ser humano y por debajo de los 200 metros se entra en la llamada zona afótica (sin luz), donde sus moradores ya no pueden ser fotosintetizadores, sino que son…

Entre los 200 metros y los 4.000 metros de profundidad, en el conocido como talud continental, no hay fondos vegetales y las especies son las propias de las profundidades. Más allá del talud, en la llanura abisal, viven animales que se alimentan fundamentalmente de la materia que les llega desde arriba.

 
   

El lugar más alejado de la superficie terrestre no es el Everest, sino la Fosa de las Marianas. En este paraje el fondo oceánico alcanza los 11km de profundidad y tiene unas condiciones tan extremas que en la historia solo dos personas habían bajado alguna vez hasta allí.

 
     

Taxonomía